“Pura Salsa Mae” – Los Diarios se van al Costa Rica Salsa Fest 2014 ( Parte 1 )

En esta vida de salsera/publicista/comunicóloga/redactora uno termina mezclándolo todo y porqué no, haciendo de todo también. Fue así como mi querida y tenaz amigocha Marjorie Jiménez, de la Academia Rincón Salsero en Costa Rica y organizadora del Costa Rica Salsa Fest honró su promesa de invitarme a conducir el evento y yo por supuesto patitas pa’ que las quiero me fui de volada. Bueno, ni tan de “volada” porque me fui en bus y es un montón de tiempo para llegar para allá. (de lumbos que no nos fuimos en avión ¿verdad maestros?)

Pues emprendimos el viaje, los personajes que de ahora en adelante para este relato nos referiremos como “Equipo”: Karla, Raúl, Ale Morales, Nico, Luis Ortiz, Evelyn, Jairo y su servidora. Cathy se nos unió un día después, ya les cuento porqué.

Don Chofer, espéreme no sea malo.

No se ustedes, pero cuando voy de viaje no puedo dormir. Llámele ansiedad, no haber hecho maletas con antelación o porque me voy de un solo del party. Y esta vez no fue la excepción, yo no me dormí, pero a dos del “equipo” se les pegaron las cobijas y estuve a dos segunditos de que me dejara el bus, (por motivos logísticos y que mi boleto estaba en posesión de uno de ellos :S) el don Chofer era así bien como enojado, pero al final logramos subirnos al bus 2 de los 3 que estábamos en peligro de quedarnos. Y esa es la razón por la que el tercer elemento, Cathy, se nos unió hasta el otro día.

La frontera y las maletas, y mi maleta que siempre es motivo de controversia, porque es un poquitito más grande que las demás y pesa un poquitititito más que las otras, pero es que muchachos como bien dice el dicho “antes muerta que sencilla” y tenia que llevar los outfits y por lo menos un par de zapatos por cada uno 😀 (los niños son los que quieren matarme siempre, pero ellos tan bellos ayudándome :*) la cosa que después de semejante travesía llegamos a San José, en 25 minutos exactos nos cambiamos (si, claro) y salimos hacia Mojitos donde sería el primer social a disfrutar los espectáculos y a dar la primera bailadita …(Aquí fue donde me dije “Para qué esperar” ❤ ❤ jajaja) 🙂

Imagen

Hacia el Hilton en la playita por favor, #esosería

Después de dormir (uno de los únicos días que lo hice) partimos hacia el DoubleTree Resort by Hilton en la playa Puntarenas, hacer check in y disfrutar lo que sería un espectacular evento lleno de talleres, fiestas, locuras, momentos inolvidables que quedan en nuestras memorias de salseros y que nos convence cada mes más que Centroamérica se está uniendo por la Salsa y está construyendo vínculos -como diría Ray Barretto – “indestructibles”. (¡Qué alegría!)

Imagen

Y si algo tuvo este congreso, son talentos sin par, comenzando desde casa (mi casa) mis maestros Raul y Karla que hicieron un espectáculo con sus dos coreografías y que pusieron muy en alto el nombre de Honduras (como siempre lo hacen). Jorjet, diva de la bachata y orgullosamente CATRACHA  junto a su pareja Troy, siempre simpático, con una sonrisa para regalar y locuras para hacer, los Anormales, Rodrigo y Selene que siempre nos dejan con la boca abierta, Alien y Martín (esa mujer se mueve de pies a cabeza, es un espectáculo completo) La parejita hermosa de Panamá (WOW!)… y puedo seguir con Oscar, el corazón de campeón de Guate, todo el equipo de Rincón Salsero que demostraron el nivel en el que están, el esfuerzo de entrenar y dar los resultados, espero algún día presentarme como ellos, la gente de Seattle, en fin de todo un poco… 😉

Hice mi debut como presentadora internacional (¡jue!) y la verdad, la experiencia estuvo genial, la química con Marjorie fue muy natural y todo fluyó como el agua. Luego nos fuimos al social, y pegué la bailada del siglo, como todos, pero la cosa no terminaba ahí, seguía la fogata y recibir el amanecer, para lo que yo esperaba descansar luego….pero la vida me tenía preparada otra cosa.

Imagen

Fogata, canciones y el #DrinkingTeam

Lo impresionante de este congreso es que hasta los ASTERS (¿recuerdan el término?) los tenían más que planeados, cada día finalizaba con una espectacular fogata frente al mar. Ahí cantamos canciones de despecho dedicadas especialmente a los personajes masculinos presentes, y es ahí donde justo después, un grupo se formaría para no separarse jamás, pidiéndome que cantara canciones de amor nació el muy famoso y ponderado, jamás igualado #DrinkingTeam. Un equipazo que reta los amaneceres, las mañanas, las tardes y las noches sin dormir. Cuenta con un representante por país de Centroamérica: Oscar de Guate, Roger y Jose de Sivar, Allan de CR, yours truly de HN y estamos en casting para buscar el elemento nicaragüense (pónganse vivos pue) estos personajes me pusieron a prueba y la pasé con sobresaliente, la próxima gira del team toca por El Salvador, donde ya tenemos sede y todo jaja (chicos, creo que acabo de comprometerlos por escrito :P) 

Imagen

Como me dijeron por ahí que los relatos no fueran tan largos, ni tan cortos, dejo hasta aquí la primera parte de los Diarios por allá por Tiquicia, sigo en la próxima con el cierre con broche de oro y la promesa de un 6to Costa Rica Salsa Congress 2015…

 

“Pura Salsa Mae” – Los Diarios se van al Costa Rica Salsa Fest 2014 ( Parte 1 )

Se fueron pero se quedaron: Un 2013 lleno de Salsa (En honor a “Los Guates”)

Recuerdo haber recibido una amenaza verbal de no hacer este post, pero de todas formas pensaba hacerlo. Es como un estilo de recuento de este año en el que mucha gente acompañada de un ritmo contagioso me cambió la vida. El 2013 se va llenito de personas, momentos, que a pesar de irse, quedan grabados en el alma y en un corazón que ahora es salsero.

El 2013 dejó nuevas tradiciones que más allá de hacerse costumbre ( porque la costumbre no es buena para nada ) se vuelven una necesidad: las clases los sábados (o cualquier otro día de la semana) los miércoles de social, los aSters, bailar salsa en cualquier lugar o momento, llevar los zapatos salseros donde quiera que vayamos, pero lo más importante, la necesidad de compartir con este grupo de personas excepcionales, alegres, solidarias, locas, aventureras y luchadoras…no sé con que más palabras describir a Salsa Honduras, pero son en resumen son eso y mucho más.

Imagen

¿Cómo que gracias?…una bailadita o nada

Pues como no lo hice en Thanksgiving…aprovecho este post para dar gracias:

Gracias totales a los Salsa Kids, mis queridos compañeritos de nivel que más que mis compañeros se han convertido en mis amig@s y eso en estos tiempos es de valorar: Diana, Flor, Ana, mi brother, Are y hasta a los que casi no vemos Pamela, Ricardo, Lalys, JC y Tania, los honorarios: Mafer, la flaquita (Gaby), Lacayo, Pinel…Muchas gracias a todos por permitir que sea parte de su vida este año, espero que sigamos en este camino salsero que nos va a llevar seguramente, a muchas celebraciones más juntos.

A Raul, Karla, Ale Aguilar y Carina, por haber sido mis maestros y mis amigos este año y enseñarme lo bonito que puede ser aprender de este mundo. Por conocer la constancia y perseverancia mediante ustedes y seguir enseñándome en cada oportunidad, que el éxito se logra solo creyendo en uno mismo 🙂

A Ale Morales, Mónica, Ian, Kevin Zambrano, Kevin Z —-> (aunque NUNCA he bailado con vos :O) gracias a ustedes porque en cada social, me enseñan con solo verles, la pasión de la salsa la llevan en las venas, gracias por ser parte de mi vida y de aventuras compartidas, espero sigamos escribiendo más capítulos de este diario juntos 😉

A Omar, mis hermanas en salsa Nikki y Michi, mi memorándum humano Irma, Wilkins, Yolany, La Negrita, Los Cuerpos Amy y Miguel, Los hermanos Ortiz, Carmen, La Kolocha, Lucy, Verito, Jennifer, Josué (pero qué le pasa a el???) Los Jotas, Elky, ….en fin (si se me olvida algún nombre, les ruego me disculpen) por todos los aSters, los viajes, las fiestas, pucha…la verdad son una locura necesaria ustedes, la paso increíble con todos y no podría imaginar un año nuevo sin ustedes, son geniales.

A tod@s nuestros amigos de Centroamérica, toda la gente de Costa Rica, Guatemala, Nicaragua…qué placer haberlos conocido y haber compartido con todos ustedes, seguro que se nos vienen muchas más cosas juntos 🙂

Imagen

Puchis vos, se nos fueron…

A pesar de todos los intentos fallidos (juro que fui a meterme al carro de Majus para evitar que se fueran pero no funcionó) vibras “regresatorias” y todo tipo de brujerías, Oscar y Erick, mejor conocidos en el mundo del espectáculo como “Los Guates” agarraron camino y se nos fueron. Lo bonito de este mundo salsero es que nos quedamos con su valiosa amistad para las buenas y las malas. En verdad en el poco tiempo que pude conocerlos, se ganaron el cariño de todos y estas palabras quedan cortas para todo lo que quisiera decirles ( y que creo que se los dije antes de irse) Mis Guates queridos, saben que cuentan conmigo (y hablo en nombre de todos los salseros) mil gracias por su amistad y buenos momentos, ahí nos veremos seguramente más temprano que tarde… :*

Imagen

12 uvas, maletas a la calle, y….

Tengo muchos deseos de año nuevo, como siempre, pero en especial deseo que Salsa Honduras siga creciendo, que se cumplan todas las metas que cada uno de ustedes tenga, que ganemos muchos premios, que se me cumpla el deseo de competir —->(jajaja, this is going to be sooooo much fun) que hagamos “La Vida con Salsa” con Raul (¡Ya tenemos nombre!), que tengamos muchos más aSters para compartir y que aunque la vida a veces nos separa, sabemos que este lazo que llevamos es casi ya de sangre…

Imagen

 

¿Cómo les explico que ya viene mi cumpleaños #30?

Uy.

 

Se fueron pero se quedaron: Un 2013 lleno de Salsa (En honor a “Los Guates”)

“Fiesta, Salsa y mucho por hacer: Salsa Honduras y El Congreso”

5:56 am de un domingo trabajando en el parque central de Choluteca (no es de Dios, yo sé) me senté en una grada de lo que parece ser una escuela y mientras amanecía me di cuenta que había sido mi primer fin de semana, sin mi respectiva dosis salsera. ¿Cómo es que en tan poco tiempo, todo esto se convirtió en algo que extraño, que mi cuerpo pide y a lo que le dedico mi tiempo sin ningún remordimiento? ¿Cómo es que hasta el estilo de música que escucho a diario ya no es el mismo? Mi Deezer se ha convertido en un puñado de salsa y bachata que disfruto a toda hora, voy manejando y muevo los hombros, abro el clóset y parece un Open Break (jajajaja ¡niéguenmelo todos!), mientras nadie me mira hago un pasito salsero…(risas)

Bueno, la respuesta es sencilla y se resume en dos palabras: “Salsa Honduras”

Imagen

Hermanos en Salsa

Una verdadera familia de la que ya (perdone usted el abuso) me considero parte y que desde Octubre del 2010 viene construyendo un sueño que de a pocos y con muchos se va convirtiendo en una realidad más bonita y más grande. Sin duda que sería imposible sin la vibra y energía positiva de Raúl Alvarenga que junto a Karla Aguilar y todos los maestros, ponen su granito de arena con su dedicación en cada clase y en cada paso: Carina Aguirre, Ale Aguilar, Ian Guillén, Mónica Ortiz, Erick Majus, Alejo Morales y Kevin Zúniga, van dejando su huella en cada uno de nosotros y haciendo cada vez más grande a la escuela y a sus alumnos. En Salsa Honduras hay de todo tipo de personas, pero todas tienen en común un corazón alegre y dispuesto y que aunque de vez en cuando tengan sus roces, se resuelven en un miércoles de social, rodeados de baile que lo pone todo de un mejor humor 😉

Nunca pensé encontrar a tant@s amig@s con los que puedo contar, en todas las compañías (¿y usted que pensó?, ¿que esto no era serio?): Mis adorados Salsa Kids, los Salsebrios, Salsa y Guacamole, Los JJJ, los Sabrosos, Salsa Flow. Todos y cada uno de ellos, hacen de Salsa Honduras la hermosa familia que es.

 

¡El evento del año!

Imagen

 
Cuando nos contaron del Congreso, sin duda me dije: ¡Tengo que ir!… Ah perdón, ¿no sabe qué es eso? Permítame y le explico: El 2do Congreso de Salsa y Bachata son 4 días con talleres, competencias, fiestas, mucha pero muuucha gente de todos lados (Centroamérica y el mundo) y por supuesto altísimas dosis de pura salsa y bachata. ¿Las fechas? 26,27,28 y 29 de Septiembre, ¿Qué necesita para ir? Pues las ganas y hacerse de sus boletos bien rápido porque se están yendo como típico pan caliente. Un día de pláticas facebookianas con Raúl, me hizo darme cuenta que tenía mucho más en común de lo que creía con Salsa Honduras y decidí desde ese día involucrarme en cuerpo y alma a trabajar con ellos, para lograr mucho más de lo que se ha logrado hasta ahora y hacer que esto siga creciendo como la espuma, juntar mis pasiones (la publicidad, la música y el baile) solo puede traer satisfacciones…¿Porqué? Por la misma razón que la tuya, salser@:

“Porque la vida sin salsa ahora, me sabe muy simple”

“Fiesta, Salsa y mucho por hacer: Salsa Honduras y El Congreso”

“Mi primera fiesta Salsera”

El microcosmos salsero, está lleno de gente especial, y seguro que lo notás al llegar a un lugar donde se baile salsa: todos alegres, sonrientes, la vibra siempre es buena, optimista y divertida. Aunque no estés bailando o no seas bailarín te provoca una inevitable picazón en la planta de los pies que no te deja sentarte ni un minuto y aunque estés sin aliento, siempre pero siempre buscás 3 cosas: bailar, bailar y bailar (¿mencioné bailar o se me olvidó?)

Con esto dicho, puedo comenzar a relatarles la aventura de mi primera fiesta entre salseros: el cumpleaños del ahora muy querido (en ese momento, desconocido) Raúl, director de Salsa Honduras 😉

Imagen

¿Que cumple quién?

Llegaba el final de la clase de salsa del sábado, cuando Ale, el profe nos contó que había una fiesta de cumpleaños de “Raúl” y que todos estábamos invitados a celebrarle. Lo más normal ( en mi vida anterior, antes de ser salsera 24/7) es que jamás iría a un cumple de alguien que no conociese, a menos que fueran tod@s mis amig@s y “fingiendo demencia” nos coláramos sin que nos importara nada (mentira, jamás iría, punto)
Pero después de llegar a un convenio de “o todas o nada” decidimos ir, solo chicas, las rigiosas de orden: Anna, Flor, Diana, Arely y yo, nos aventuramos a la fiesta.

Y llegamos y…

Nuevamente tuvimos la sensación de polluelos comprados entre tanta gente, pero como dirían los amigos colombianos: “hágale pues mija” y así fue. Al inicio todo se miraba como una fiesta de cumple común y silvestre, pero al ver el énfasis en la “pista de baile”,  que cada chica, además de su bolso normal, llevaban todas sus bolsos con sus zapatos de baile, y que llenaron el piso de talco para no deslizarse, me indicó que sería diferente: era una fiesta de cumpleaños salsera de principio a fin. Me ví mis zapatos (unas plataformas) y me dije a mi misma: si son bien cómodas, bailar, puedo.

Mandamiento de Salsera

Luego de ver a muchas parejas bailando me tocó el turno, no hubo problema, al parecer el chico no era tan experimentado salsero, por lo tanto estábamos en condiciones iguales. El problema, llegó cuando avanzada la noche, avanzaban los salseros, cada vez eran más expertos y digamos que los “giros” eran más difíciles de lograr en mis alabadas plataformas. Nunca antes había repetido algo tanto como esa noche repetí las benditas advertencias de las que les hablaba en el relato del primer social. ¡Cuál cerveza ni que ocho cuartos! ¡Bastó un baile con Omar (te dije que ibas a salir ajaja) para que en dos giros y medio cayera de trasero al piso! No me quedó más que reírme, esperando que pocos se dieran cuenta de mi fabulosa caída. Nos dieron las 4 de la mañana, agotadas, con 300 llamadas perdidas de mi mamá en el celular (desde ese día mi pobre madre no duerme), con los pies destrozados, pero alegres, siempre alegres (créanme que es una sensación que siempre pasa, no importa cuando bailes, sonreís siempre. “Dicen” que el baile libera endorfinas que hacen que te pongas bien contento)

Y después de tanto baile aparatoso, llegué al primer mandamiento de una salsera que se respeta:

Los zapatos de baile se llevan, hasta el fin del mundo.

“Mi primera fiesta Salsera”

“El primer Social y los Salsa Kids”

Después de perderme una clase por motivos de fuerza mayor (una boda, pero no la mía)  llegó un sábado más de clase: “es ese hermoso momento en el que aprendes el cross y sentís que ya sabes bailar” jaja (y entonces vas al primer social y…¡puff! Ves que te falta un montón de camino y que vas de cuesta arriba)
Bueno, bueno, pero antes de llegar al primer social al que YO fui, quiero presentarles a los “Salsa Kids” -entiéndase los compañeros de clase, rumba, fiesta, rigio- con los que hicimos el respectivo grupo de Whatsapp, quedamos de practicar cada martes y jamás faltar a los sociales. Diana, Flor, Anna, Ricardo, Arely,  Julio (el casao que se nos fue a Dominicana)  y mi hermano Will, fuimos los pioneros del grupo y después se nos unieron, muchos más incluyendo a los profes, a quienes no dejamos dormir del miércoles en adelante jaja 😀  Llegué a la casa de Diana, una salsera de combate, un martes después de una práctica de fútbol, a repasar los pasos que habíamos aprendido, nos tomamos un break con sadwichitos y limonada y comenzamos a platicar:

– ¿Y mañana al social verdad ustedes?
  – si fijo que voy esta vez, dije

mi hermano soltó un “vamos a ver” que indicaba que fijo, no iba :/  y todas las demás confirmaron su presencia… Seguimos la práctica dos segundos más y nos fuimos a dormir.

Imagen

Miércoles de Social
Y hacía su entrada triunfal mi primer miércoles de social, un pollo comprado no basta para describir como iba, me senté en la mesa con los chic@s y ví hacia adentro, en la pista, todos bailando con caras felices, muy seguros, sabiendo con certeza, qué paso dar y qué hacer… y de repente tuve un flashback:  ¿Se acuerdan sus primeras fiestas de adolescente, donde se sentaban y esperaban a que las sacaran a bailar? Algo así era, pero como no llegaba nadie (todavía) decidimos salir a bailar en ruedita (nuestra clase tiene bajos niveles de testosterona: somos como 10 chicas y 3 chicos, el problema ERA que no iban al social, ahora quién los saca) Después de esa ruedita, un chico se animó y me dijo ¿bailamos? y fue en ese momento que comenzó el ritual del primer baile en social, fíjese usted en las etapas:

1. La advertencia: “estoy en nivel 1, tráteme bonito” ” ¡yo no puedo dar esas vueltas!” “¡voy recién por la tercera clase!” “¡no me vaya a dejar caer!

2. Las mil y una disculpas: “ups” “perdón” “lo siento” “¿lo machuqué? “Jijijijiji (risita nerviosa)” “ay no, yo no puedo”

3. El abrazo del gracias: las disculpas con las advertencias se unen para hacer una verborrea de nada combinado con el regreso a la mesa y sentarte pensando lo mal o bien que lo hiciste…¡ja!

Luego me presentaron a un completo personaje: bailarín hasta la médula, con un humor bastante especial y que desde ese día lo investimos de  “maestro honorario de los Salsa Kids”. Conozcan a Lacayo, con quien, desde la primera vez que bailé me enseñó hasta pasos nuevos y me dijo:  “Hey, bailás bien, de hecho, todas las de su clase son buenas alumnas” Y yo me sentí, que me habían dicho: “Sos la Messi de la pista” pero ya viendo la realidad, sabía que todavía me faltaba un montón y le dije: “Pucha, pero yo no puedo nada Lacayo, me confundo toda y en mi cabeza se me mezcla el 123…y ¿qué paso venía?”

Y me dijo algo que, sé que todos en algún momento lo escucharon, que me puso las cosas en perspectiva y me dio ese impulso de saber que también, algún día, YO, Lía Zavala de 1:60 mts de minialtura, y con una figura no tan escultural, podría bailar de a de veritas:

“Tod@s comenzamos igual” 😉

“El primer Social y los Salsa Kids”